viernes, 14 de junio de 2013

Cuéntame la historia más dulce que hayas vivido

Desde ya, te agradezco el comentario y la posibilidad de compartir un pedacito de tu vida.
Saludos y sigue pasando para ver las novedades!!!

18 comentarios:

  1. Pasar de la amistad al amor es sólo un paso.
    De lo amargo a lo dulce otro paso.
    Esa el la vida y uno tiene que aprovechar todas las oportunidades que se le presentan ( claro con cierta reserva) también a que cuidarse de que no lo señalen como "un hombre fácil".
    Pero a través de mi vida, el amor ha estado presente, como cuando conocí a Adriana.
    Ella estaba pasando por un momento muy difícil.
    Su abuelita de 100 años estaba agonizando en el hospital donde trabajaba y lo único que se me ocurrió sin conocerla,fué acercarse a ella y darle un apoyo y ella como agradecimiento me agarró la mano y después me abrazo, desahogando toda la tristeza y frustración de ver a un ser querido, despedirse poco a poco de este mundo.
    De ahí nació una amorosa amistad que día a día se va fortaleciendo en confianza y compañía. Amor, respeto, apoyo y dulzura.
    José Alejandro Solano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es un constante aprendizaje. El tiempo fortalece en confianza y dulzura cuando realmente se hace presente.
      Hermosa tu historia.

      Eliminar
  2. Conocí a Teresa la que ahora es mi esposa... hacia
    dos semanas que nos conocimos. un dia decidieron
    ella y sus amigas irse al cine y romper nuestra cita
    del domingo por la tarde. Antes como esto de el movil no
    existía, pues las citas eran concertadas del ultimo
    dia para el próximo que acordaran. yo sabia el portal
    donde vivía, pero no la planta, ni la puerta. solo me
    preocupaba que estuviera enferma... bueno y esos
    pensamientos ha siempre llegan a la mente... -ya no le
    debe interesar mi amistad -pensé. me sentí triste y
    desolado. Pasado un rato me aleje de allí... no me
    sentía feliz en ningún sitio. Antes de coger el tren
    para regresar al pueblo de al lado donde yo vivía
    regrese a aquel portal espere hasta que entro una
    persona. mire en el buzón. vi el apellido de ella.
    llame a la puerta salio un señor me presente como
    un amigo de su hija.
    El me invito a pasar -no tardaran en llegar
    son cerca de las nueve -dijo el ofreciéndome una
    cerveza Llamaron a la puerta... no era ella eran
    unos parientes según me dijo el. de nuevo me
    ofreció para beber. a la media hora llamaron a la
    puerta. Allí entraron sus amigas y por ultimo lo
    hizo ella. Abrió mucho los ojos llevándose las
    manos a la boca. -pero que haces tu aquí -dijo...
    no entiendo que mi padre te haya dejado entrar.
    -solo he venido porque creí que estabas enferma
    -ahora me doy cuenta que lo nuestro para ti a
    muerto... -Adiós hasta nunca -dije bajando
    corriendo por las escaleras con el corazón roto
    de dolor. A los dos o tres días,en el taller, el
    jefe dijo juan tienes una visita. ¡Era mi Teresa...
    mi pajarillo! Unos cuarenta años y aquí vamos
    soportando nuestras cosas, eso si siempre el uno
    al lado del otro. Como un buen matrimonio, pero
    sobre todo como los mejores amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, qué bella es tu historia con Teresa, el amor de tu vida, sin dudas, después de cuarenta años como relatas, increíble y maravilloso el amor compartido que los sigue envolviendo y trasformando.

      Eliminar
  3. La que copio y pego aquí, es la historia de E.A.H., me llegó a mi correo electrónico, y con el permiso de la autora de este pedacito de vida, lo pego aquí:"Tenía 18 años para entonces, hija de un hogar formado por 10 personas(mamá, papá y 8 hijos), por la escasees de dinero, pues el único asalariado era mi padre, mi madre cuidaba de sus hijos (mis hermanos y yo)me vi obligada a trabajar en el día y estudiar en la noche, así colaboraba con mi madre que también ella en casa ayudaba con la crianza de todos nosotros, molía tortillas de maíz, también elaboraba empanadas, prestiños y cuanto ella se le ocurría, ya para la venta de las tortillas ella tenía clientes fijos, las colocaba en pulperías, y también llegaban a casa a comprarlas las deliciosas tortillas de doña Pasti(así le decían a mi madre) su nombre era Pastora, es así como mis viejos "sacaron la tarea" cumpliendo a duras penas el alimentar, vestir y cuidar de tantos niños, pero mi historia mas que todo se trata de una experiencia personal de mi vida, como antes le relaté que a mis 18 años empecé a trabajar en una fábrica de melcochas y confites , mi puesto de trabajo era en la envoltura de las melcochas, aprendí a envolverlas, las recogía de una faja metálica que pasaba frente nuestra, la tomaba y la envolvía en un papel especial para estos productos, éramos mas de cincuenta personas haciendo lo mismo, teníamos a una supervisora, la función de ella era hacernos un conteo de las melcochas que envolvíamos, todo me salía bien cuando no era supervisada, pero cuando yo sentía la presencia de la supervisora detrás mío..., hasta ahí se acababa la paz interna en mi, y las melcochas se iban sin envolturas y la envoltura atrás, todo tenía que enviarlas a un buzón individual que tenía la mesa en el cual trabajábamos, llegaron a la conclusión que yo no estaba apta para trabajarles, pero en el transcurso de el tiempo que les trabajaba conocí a los dueños la familia De Ford, ellos como toda familia, habían gentes humildes y otros arrogantes, entre ellos había una persona muy humana, de esas que dan su vida por los empleados, una rara especie digo yo, su nombre Byron con inclinaciones homosexuales, este señor me veía en las horas del almuerzo sentada en una de las gradas estudiando, como les comenté estudiaba en las noches, me asombraba mucho lo cual le admiraba el momento que se sentaba junto a mi a hacerme preguntas personales mías y luego tomaba el libro donde yo estaba estudiando y se ponía a ayudarme a estudiar, eso me caló mucho en mi alma, así siempre pasaba cada vez que el llegaba a la fábrica, como yo no daba la "talla" en la envoltura de melcochas, fui despedida, era obvio....empleadas como yo no podía estar ahí, Byron se dio cuenta que fui despedida tres días después al notar mi ausencia, hizo averiguaciones del porqué fui despedida, el convocó a reunión a su familia dueña de la fábrica y les dijo"Eli, ésta señorita no es para esta labor de envolvedora, ella tiene que estar trabajando en el despacho de la fábrica, así que de envolvedora pasé a trabajar en una oficina atendiendo a los clientes y proveedores, duré trabajándoles por mas de dos años, me casé e iba a trabajar en estado de gestación y presenté mi renuncia, trataron de que no me fuera, inclusive me ofrecieron comodidades para mi bebé en la oficina, pero no pude seguir trabajándoles pues ya era decisión de dos, mi marido y yo. Así pasé esta experiencia a mis 18 años."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "humanidad", lo que nos distingue como seres plenos, la dulzura en descubrir tus capacidades y la bondad en el reconocimiento. Magnífica historia E., gracias.

      Eliminar
  4. El día que supe y lo conocí, el día que leí en un papel que estaba en en mí, ese día, fue el día más feliz, dulce y maravilloso que haya podido conocer. De ahí en más, pasaron 9 maravillosos meses. Increíbles. No podría describir lo feliz que me sentí durante todo ese tiempo. La alegría era tan grande, que me desbordaba. Nada la opacaba. Durante esos meses, recuerdo que, cuando alguien me contaba algo triste, yo intentaba acompañar con mi palabra, pero no me afectaba en lo más mínimo. Era increíble. Estaba allí, nada me podía entristecer, todo era felicidad, y todo era transformado por el ser más preciado, más hermoso del mundo, MI HIJO.
    Los meses pasaron y lo disfruté muchísimo. Era supremo.
    Llegó el día. Lo esperamos con la alegría, el amor con el que sólo se puede recibir a un bebé. Recuerdo que ese día, fue un día de invierno, pero con un sol envolvente, ese mismo sol fue el que lo recibió con sus majestuosos rayos que asomaban por la ventana de la maternidad.
    Cuando nació y vï su carita, su naricita tan chiquitita, tan bonito todo, tan hermoso, era sin dudas el bebé más lindo, EL MÍO.
    Lo amaba desde antes de conocerlo, el día que lo conocí me enamoró más y cuando hoy lo veo crecer a mi lado siento que es el hijo más maravilloso que la vida pudo haberme regalado, es un regalo de honor. Mi hijo me sigue cautivando, es sin dudas, un gran amor. Un amor inquebrantable. Un amor puro, sin egoísmos, un amor increíble.
    Esta es la historia más dulce que quiero compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa tu descripción de un amor sin igual. Un placer leer estas líneas.

      Eliminar
  5. Pienso que los momentos más dulces de mi vida han sido a partir del nacimiento de mi primer sobrino. Si bien no tengo hijos, un sobrino es como si fuera parte tuya. Le das todo tu amor y cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser intenso realmente. Es un pedacito de tu propia niñez, en definitiva lo que puedes volver a vivir. Se ensancha el alma y el corazón.

      Eliminar
  6. La historia más dulce en mi vida es irremediablemente una historia de amor. Hace mucho tiempo, cuando era niña, la veía suspirar callada, con la mirada perdida pero atenta a mi paso para saludarme.
    Ella tejía con la mirada melancólica, pero siempre tuvo una sonrisa para regalarme. Sus manos hábiles, sus manos gastadas por el tiempo recorrían la maraña sin parar. Dejando a su paso un bello y ordenado objeto útil. Ella transformaba con sus manos algo inútil en algo increíblemente hermoso. Era muy hábil. Con la sabiduría que dan los años podía transformar cosas, dar sonrisas y recibirlas, pero su mirada era nostálgica. Su mirada estaba perdida. Se iluminaba cuando recibía carta, esas noticias tan esperadas y que tanto demoraban en llegar. Su cara cansada, desgastada por la vida, siempre añoró volver a su tierra natal. No pudo. La otra vida la invitó a tejer otros caminos más allá.
    La recuerdo con tanto cariño, que quise aprovechar esta oportunidad para contar algo de este ser tan especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "seres especiales siempre ocupan un lugar "dulce" en nuestras vidas.

      Eliminar
  7. Cuando estaba caminando y me encontré con caramelos colgados del árbol, me causó curiosidad y enseguida fui a leer las tarjetas que tenían, me gustó la propuesta y aquí estoy, escribiendo mi historia, esa es la historia de amor que compartí durante muchos años, hasta que la vida dijo YA NO. La sentí mi compañera, la sentí mi guía, fue por muchos años el amor de mi vida, lo era todo para mí. Creo que eramos el uno para el otro como dicen los poemas, pero como esto es la vida y no poesía, todo se terminó, ella siguió su camino, y yo estoy en proceso de ver qué hago con lo que me quedó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te agradezco el responder con tanto sentimiento a la convocatoria, saludos y seguí viniendo aquí encontrarás más novedades.

      Eliminar
  8. Historias dulces, en vida fueron sin dudas el día en que nací, el día que me enamoré, el día que conviví con el amor de mi vida, el día en que supimos estábamos embarazados, el día que ese ser nuevo nació para dar cientos de razones para seguir viviendo, el día que...por alguna razón no encuentro más razones dulces en mi vida, sin duda deben estar ocultas en algún lado recóndito, prometo buscarlas y regresar, me voy de viaje ahora

    ResponderEliminar
  9. Gloria te debía esto amiga... si bien tengo muchísimas historias dulces en mi vida... creo que la mas grande e importante en mi vida ha sido el nacimiento de mi hija , llego sin esperarla sin planificarlo.... fue un shock a mis 23 años y a tres meses de casada saber que seria mama pero fue la mayor felicidad en mi vida... disfrute mi embarazo y su naciemiento fue lo mas grande....y ahora mis nietas... creo que para una madre y abuela ...una mujer son momentos increíbles...pero como te digo hay mas pero estos que te nombro son los que mas marcaron mi vida, un antes y un después de los cuales me siento orgullosa y felizzzzz te envio un beso inmensooo!!
    **Gane**

    ResponderEliminar
  10. Una de las cosas mas dulces que me sucedió en la vida fue la vez que una artista, pintora, entre otras cosas, ella, puso un comentario en un blog.
    Un abrazo enorme Gloria, Espero estés bien, un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos un ser maravilloso, gracias Alejandro Guarino!

      Eliminar

caramelos para compartir